El día que olvidé como hablar español

Tal vez el título es un poco dramático, porque claramente estoy escribiendo en español pero me refiero al español complejo, al español que usamos aquellos que nos jactamos de leer mas de 2 libros al año (promedio anual de un mexicanos), los que estudiamos mas allá de lo que nos enseñaron en la escuela, los que podemos leer a Cervantes sin tener que abrir un diccionario cada 2 líneas. Es a ese español al que me refiero.

Ciertamente no ocurrió de la noche a la mañana, ciertamente no ocurrió en Alemania, irónicamente, es algo que comenzó en México, mucho antes de que supiera que mi vida iba a ser la de un judío errante en los años venideros.

Todo comenzó (y no se vale reír) cuando vi por primera vez el vídeo de “Tearitearingn’ up my heart” de N’Sync y quise cantar la canción. No sólo no pude cantar mas allá de “is teri…la la la, when la la you, and then la la la la…la la la la y bueno, con el poder del Internet, encontré la letra y decidí copiarla y pegarla en el traductor para saber que decía pero ohhh sorpresa!, Babbelfish.com no sabia lo que era Tearin’ y estuve brincando de una página a otra hasta que encontré a algún buen samaritano, explicando la letra de la canción y la intención. El hecho de saber que ese apostrofe se podia traducir en una simple y llana “g”, me hizo darme cuenta de que tenia que aprender inglés; el real, el que se usa en la vida diaria de un nativo de ese idioma, el que te hace parte de una cultural, el que hablan los adolescentes (como lo era yo, en ese momento).

Así que sin pensarlo mucho, comencé a leer más en inglés en Internet, cantar más canciones de diversos grupos, ver más películas en el idioma, etc. Además, mis estudios exigían cada vez más el buscar en libros/sitios en inglés, así que la inmersión fue un tanto natural y progresiva. Después, vinieron oportunidades laborales donde el inglés era un requerimiento y durante la entrevista con el director de área de Sistemas, me tocó hablarlo y lo logré! No sé bien cómo, porque yo no sentía que pudiera hablarlo pero lo logré! ¡Todos esos años cantando Backstreet Boys, Britney Spears y N’Sync dieron frutos! jajajaja.

Siendo realistas, el haber trabajado en puras empresas donde me requerían a diario entender el inglés a diversos niveles, ya fuera inglés del día a día para hacer platicas triviales, hasta el inglés técnico, del que necesitamos los ingenieros para arreglar desde una compu hasta un server en problemas, me hizo mucho bien, me forzó a intentarlo y a lograrlo, a aprender nuevo vocabulario día a día y a “soltarme”, hasta que llego el momento que me llegó el “amor por lo americano” y lo deje de luchar por sólo hablar el idioma, busqué entender la cultura detrás de la lengua.

A Latinoamérica nos llegan todos los programas gringos, los buenos y los malos, y tengo que aceptar que me gustan todos! jajajaja, todos los veo al menos una vez, no vaya a ser que un día mis amigos platiquen de algo que yo no sepa! jajaja. Y los veo todos porque me ayudaron a entender la cultura detrás de ellos. No es lo mismo ver “Real housewifes” de New York a ver “Storage Wars” de Texas, la manera de hablar y conducirse de la gente es muy diferente y te da un panorama de la “variedad” de pensamiento de los americanos.

En fin, después de la música, los programas y un novio (ahora esposo) que todo lo vivía en inglés, no fue difícil suponer que una vez casados, buscáramos ir de vacaciones a USA cada año ¿Y porqué no? Todo es más barato en USA, la ropa, relojes, gadgets, etc. Era más barato aguantarte todo el año de comprar 3 cosas caras en México e irte con ese dinero ahorrado y comprarte 50 allá. Pero después de tres años de hacer estos viajes, se vino la oportunidad de ir a vivir a USA! ¡Logramos el sueño americano! Y no de mojados, jajaja. Así que el inglés se volvió el idioma cotidiano, en el que sociabilizabamos, en el que hacíamos transacciones, en el que trabajaba mi esposo, en el que comprabamos cosas, con el que te cobran en el super o con el que te regaña el Policia 😛

Paulatinamente tienes que reemplazar todo tu entorno para encajar en tu nueva sociedad, mi laptop (con la que escribo ahora) la compramos en USA, así que el teclado no tiene ñ, ni acentos o diéresis, lo mismo el celular. Y estos pequeños cambios tienen consecuencias: pérdida del lenhigh chair2guaje. Si a eso le sumamos que vives experiencias diferentes o que nunca viviste en tu país y al vivirlas, las vives en inglés, la falta de palabras para contar esas experiencias en tu idioma nativo, se vuelve evidente; les cuento un caso concreto. Yo dí a luz a mi hijo en USA y todo lo relacionado con bebés, lo aprendí en inglés, así que la primera vez que viaje a México y quise pedir una “high chair” para que se sentara a comer, a mi esposo y a mi sólo se nos ocurrió decir “¿Me puede traer una de esas sillas altas para que coma el beOnesiebé?” a lo que el mesero nos contestó con un mirada de “¿Qué demonios están estos amigos pidiendo? y rápidamente mi amiga salió al rescate y dijo “Nosotros también necesitamos una periquera, gracias!” y ¿cómo demonios iba yo a saber que no se llama “silla para bebé” o “silla alta para bebé”? tenía años sin estar en entorno de bebés, así que todo era nuevo para mi. También recuerdo que una amiga me dijo: “Le traje un regalito a tu bebe, ábrelo, es un pañalero pero revisa la talla para ver si le queda”, cuando dijo pañalero me imagine “algo” para los pañales, como uno de esos forros de plástico que se ponen (o ponían) sobre los pañales de tela para que no permearan lo mojado a la ropita del bebé o una de esas fajas para amarrar el pañal de tela pero jamás me imagine un “onesie”.

Otra cosa que no ayuda a que conserves tu idioma es que, cuando te sumerges en el idioma, se hace más fácil llamar a las cosas en el idioma que oyes a diario, que en tu propio idioma. Especialmente cuando le estas contando algo de lo que paso en tu día (en inglés), a alguien que habla español. No siempre es fácil, porque ya lo viviste en inglés y tienes que traducir todo! Y, o pierde el chiste o se vuelve un poco tedioso…o nos volvemos flojos y no queremos estar traduciendo cada una de las palabras y empezamos a “pochearle”, es decir, a mezclar palabra de allá con las de acá, jajaja.

También pasa (no mucho pero pasa) que no hay una traducción de la palabra al español, por ejemplo, toddler. Toddler es usado para referirse a los niños pequeños que ya no son bebés, que ya caminan aunque lo hagan torpemente y con pasos pesados, aún incapaces de caminar completamente en linea recta sin parecer charros, jajaja. Por eso siempre use y usaré la palabra toddler, porque hace referencia precisa a un momento del desarrollo infantil y a mi me gusta ser precisa. Ahhh! pero este fenómeno pasa también al revés; hay palabras del español como “sobremesa” que no tiene traducción a ningún idioma del mundo (acorde con www.babbel.com) y al no existir en otros idiomas, es fácil caer en la tentación de no usarla y olvidarla. Y es que…¿Para que usarla si nadie te entiende?.

Un motivo más por el cual perdemos el lenguaje eSpielplatz - Playground - Parque de Recreos por flojos. Hay palabras como playground o spielplatz que son infinitamente más cortas o más fáciles y que no encuentro una traducción que me satisfaga; según Internet, la traducción es “parque de recreo” pero no me veo diciéndole a mi hijo ¿vamos al parque de recreo?, hay veces que le digo “vamos al parque” o “vamos a los juegos” pero si digo una u otra, no me parecen precisas y entonces por eso y por lo corta que es la palabra en los otros idiomas, le digo playground o spielplatz. Así que si mi hijo no aprende a decirle parque de recreo o de alguna otra forma válida en español, esa será culpa de mi propia flojera y asumo la responsabilidad 😛 .

Resumiendo, si le sumas todo lo anterior y le agregas mudarte nuevamente, el resultado es un caos total en tu cabeza, una confusión masiva, una pérdida de identidad tremenda. No sabes como conducirte “anymore”, ya no piensas claramente y llegas a mezclar irremediablemente todos los idiomas y conceptos que conozcas.

Alemania es un país conocido porque aquí “todos hablan inglés” pero eso dista un poco de la realidad. Si bien es cierto que la mayoría de las personas llegan a entender un poco o mucho, no es necesariamente quiere decir que es su segunda lengua. Yo me considero una persona afortunada, todos las personas (o la mayoría que he encontrado en mi camino desde que llegué) hablan un nivel medio-alto de inglés y he logrado por ello, hacer grandes amigos. Pero nuevamente, el inglés no es mi idioma nativo y vivo el día a día en alemán así que incluso el inglés, ya lo combino con alemán y cada vez uso menos el español.

Y eso me lleva a una realidad, que en este país o lo intento en alemán o lo hablo en inglés pero nunca es una opción decirlo en español por eso me pasan cosas como que un día, me encontré a una señora en el tren que me hablo, naturalmente, en alemán. Yo contesté algo muy vago como si, o gracias o algo así y después seguí jugando con mi hijo en español y de repente, me volvió a preguntar algo que ya no pude contestar y me dijo: Dime en español, si también lo hablo. Fue tanto mi shock que contesté en inglés y un segundo después, conteste algo inteligible que no sé si era un intento de alemán o español. La señora me vio tan confundida que me empezó a contar que era Chilena pero que llevaba 13 años viviendo en Alemania y fue entonces que mi cerebro pudo hacer el cambio a español y dije algo como “¡oohhhh! y di gracias a Dios, todos los santos y al osito Bimbo porque había llegado a mi estación y tenía que bajarme. Si bien fue lindo encontrarme a alguien que habla mi idioma, no fue fácil entender que el escenario de la conversación era un tren en Alemania.

En otra ocasión, me paso algo muy raro pero con el inglés y el alemán. Primero, es importante decir que No en alemán se dice “nain” (se escribe nein) y nueve en ingles se dice “nain” también! (aunque se escriba nine) y nueve en alemán se dice “noin” (y se escribe neun). Ok, con esto en mente, imaginen la siguiente conversación:

Señor confundido: Entschuldigung…Ist dies die u2? (disculpe…es este el u2?)

Yo: “Nain” (no)

Señor confundido: “Noin”? (9?)

Yo: Ja…”Nain” (si, nueve (lo dije mitad alemán, mitad inglés), pero en alemán sonó como “si…no”)

Señor confundido:???

Yo después de meditar por 3 segundos mi respuesta/idioma: “Nain , das ist der U “noin”, nicht u2 (No, este es el U9, no el U2)

Señor confundido: Scheiße! (joder!/mierda!)

Si bien no fue mi culpa que el tomara el U9 y no el U2, el confundirlo durante 30 segundos fue muy bizarro o.O

En fin, ejemplos y anécdotas tengo muchas y seguramente muchas más por experimentar. Vivir en tres idiomas es confuso, en ocasiones cansado pero definitivamente mantienen mi cerebro activo :P.

Resumen, mi forma de hablar no se modificó de un día al otro, el cambio fué (y seguirá siendo) paulatino y un tanto doloroso, es importante recordar que mi “lengua madre” es el español y mi identidad, quien soy y como pienso esta atado a mi idioma nativo, el hecho de vivir y tener que pensar en otro idioma, si bien es una situación en la que yo me puse a mi misma, no es natural, al menos por ahora. No sé si cuando sea fluida en alemán, mi manera de pensar cambiará pero haré mi mayor esfuerzo para que mi hijo y mis nietos, hablen la mas bella de las lenguas: el español.

THE MCM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *